Desde el surgimiento de las redes sociales tal y como las conocemos hoy en día, las plataformas más usadas han tratado de encontrar la fórmula del éxito para ser líder. Si echamos la mirada atrás, diez años más o menos, veremos nuestra publicaciones repletas de textos, enlaces y emojis formados por caracteres. Ningún tipo de color, imagen… De hecho, adjuntábamos imágenes con una url y poco más.

Con la llegada de Instagram, venció la imagen. Y, poco a poco, Facebook y Twitter fueron integrando mejoras para que sus publicaciones fueran más visuales. La previsualización de enlaces, la incorporación de imágenes en casi todas nuestras publicaciones… Ahora lo que impacta y detiene al «lector» es la imagen y, si no lo conseguimos, difícilmente se detendrán en nuestro mensaje. Hacemos zapping en nuestras redes sociales.

La llegada de Snapchat fue una revolución que antecedió a la gran tormenta que llegaría poco más tarde. El gigante TikTok. Pura imagen, retos y vídeos virales, texto escondido en la publicación y mensajes muy cortos que se intercalan en la imagen como apoyo visual. Música, sonido… ¡La televisión ha vuelto!

Instagram lo copió con sus reels, que actualmente tienen tanto uso (con poca originalidad) como las historias que han vencido claramente a las tradicionales publicaciones. Twitter vio una buena oportunidad en su timeline, que coronó con los fleets como forma de ganar en imagen. Pero el usuario parece que no ha sabido darle salida a esta funcionalidad, ni como usuario, ni como consumidor.

Los principales usuarios de los fleets en Twitter son profesionales o marcas y las visualizaciones de los mismos hacen que no merezca la pena currarse un contenido específico. O compartes tuits que quieres destacar para que ganen algo de visibilidad o descargas la historia de Instagram y publicas exactamente lo mismo en todas tus redes sociales.

twitter

Photo by Jeremy Zero on Unsplash.

Una pifia más de Twitter que, tras retractarse en la maniobra, tiene ahora una nueva oportunidad de destacar y diferenciarse creando funcionalidades genuinas que hagan que los profesionales de la comunicación online nos quebremos la cabeza, nos reinventemos y nos volvamos a enamorar de Twitter. ¿Será Twitter Spaces, donde parece que la voz vuelve a tomar protagonismo? ¿Será un nuevo formato?

Es cierto que Twitter no llegó a ser nunca una red social de masas, aunque los medios de comunicación la hayan convertido en un imprescindible. Las tendencias de Twitter son a veces titulares de medios y, aunque la gente de a pie no use Twitter, sí están al día de la actualidad tuitera.

Siempre fue mi red social preferida y, mirando mis estadísticas de uso, Instagram le ha dado una buena paliza en horas de uso en mi smartphone. Sin embargo, esto va por modas, momentos y estados de ánimo. ¿Volveremos?

Confiamos en ti, Twitter. No nos falles.

Categorías: Redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *